Entrada destacada

PRIMERA PAGINA Nº 265 - JULIO DE 2017

lunes, 27 de febrero de 2017

PRIMERA PAGINA Nº 260 - FEBRERO 2017

SALIÓ EL Nº 260 DE FEBRERO DE 2017



EN ESTE NÚMERO:  

hacé clik en el artículo que desees leer


1) - EDITORIAL

2) - ESPACIOS VERDES BARRIALES

3) - EL DIARIO EL MUNDO

4) - HISTORIA DEL FERROCARRIL OESTE 







 

EDITORIAL PRIMERA PÁGINA - FEBRERO 2017



EDITORIAL FEBRERO DE 2017





 Nuevamente emerge a la superficie como uno de los temas más sentidos por la gente el de La Seguridad, que es abordada por casi todos los canales de forma bochornosa, repitiendo imágenes diez o quince veces, la misma, un tema muy acostumbrado en la TV, cuando se carece de suficientes videos.
    El  problema de la seguridad ciudadana no se resuelve con apelaciones primitivas de "matar a todos los delincuentes", "encarcelarlos sin fin", y ante la duda, debe primar la figura de que, es delincuente hasta que se compruebe lo contrario. O ses la carga invertida.
En ningún caso  se bucea sobre las causas del porque hay tanta delincuencia. En los casos de reiteración no se indaga las penosas condiciones de detención imperantes en las cárceles, la promiscuidad, la higiene, la alimentación y que se hace para que el condenado preso, cuando logra su libertad haya corregido por voluntad propia sus errores pasados.
No dudamos que existe un problema de seguridad, que  es general en c asi  todo el mundo, porque decimos en casi todo el mundo. Por ejemplo en Cuba, los índices de delincuencia.
Se trata de una "sensación" de seguridad confirmada por los numerosos turistas que visitan la isla. El riesgo mayor es ser embaucado por algún cubano sediento de dólares con un "cuentito del tío", pero  es una experiencia que está a años luz de los riesgos que se corren en otros países latinoamericanos, donde sin embargo el asesinato en ocasión de robo alcanza cifras récord. Por ejemplo el índice de homicidios por armas de fuego  está entre los más bajos del continente.
En La Habana no son habituales los tiroteos, los asaltos a comercios y domicilios a mano armada… Y son prácticamente inexistentes fenómenos que afectan a otras ciudades de la región, como los secuestros o las acciones del crimen organizado.
Tal vez pueda atribuirse a diferentes factores combinados, la dureza de los códigos, la situación social, la falta de comercialización clandestina de armas, el menos consumo de drogas, etc.
     Una solución brutal sería  inadmisible, pero a la vez simple. La cuestión, como todas las problemáticas sociales, es más compleja de comprender y de resolver, y no se la resuelve si no se la comprende.
                           Por ello, de poco sirve el ruido mediático con el tema, a no ser para meter miedo, confundir y angustiar, y también como preliminar de la represión para evitar manifestaciones de descontento social.
Cuando ocurre un crimen alevoso, o un asalto con víctimas, la exposición mediática es más que exagerada y se reitera en  casi todos los canales y a casi todas las horas.
  Otro elemento a tener presente es los programas de ficción violentísimos, televisados sin restricciones. Hasta los dibujos animados son violentos. Todo contribuye a generar violencia.
Se  induce a la posibilidad de “linchamiento”, no hace mucho ante una situación de un  delincuente atrapado por el damnificado, que estando éste en el suelo, medio muerto, lo pateaban y golpeaban, finalmente el delincuente murió.

 
                        No importa, igual  van a machacar hasta el paroxismo con la situación, como si hubiera algún tipo de denegación de justicia,   confundiendo la protesta pública legítima cuando el Estado no ha respondido a demandas justas, con la protesta al voleo que busca legitimarse por el solo hecho de su realización.   
                       La cuestión de la seguridad ciudadana merece mejor marco de análisis que la banalización televisiva. Hay que plantearse políticas de Estado que comprometan a todos los sectores políticos; y se debe trabajar integralmente, en lo
social, lo preventivo, lo penitenciario, lo policial, lo jurídico, lo comunitario y educativo.
Los mismos sectores sociales que crearon las condiciones políticas para la inseguridad son luego los que más protestan por ella, sin reconocer su propia responsabilidad.              Por ejemplo  hoy, se pretende liquidar todo plan de apoyo económico o social a los más necesitados  es un buen programa para el futuro, bajo la remanida monserga de "bajar el gasto público", y la habitual noción de que no hay que subsidiar a los (supuestamente) vagos y mal entretenidos  como se acusaba y “linchaba” al gaucho hace dos siglos.
Es para pensar mas seriamente.

                                                                             Hasta la Próxima







espacios verdes barriales




LOS ESPACIOS VERDES EN BALVANERA Y ALMAGRO

 

 
PLAZA DEL MIENTRAS TANTO  2007



 
                    Si bien se dieron algunos pasos importantes en los últimos meses del pasado año 2016, aún falta su concreción, se trata del Parque de la Estación y de la Manzana 66, ambos proyectos aprobados por la legislatura.
Respecto al Parque de la Estación, se hace necesario implementar la forma de consulta directa con los vecinos, acerca de qué espacio verde deseen y la forma de aprovechamiento del gran galpón de 150 metros de largo, necesario para la práctica del deporte, especialmente para las escuelas de la zona, y como un amplio sitio cultural. Estimamos que debe ser a partir de la Comuna, de su Consejo Consultivo y en permanente colaboración de los vecinos.
Ya existe una plaza en Balvanera, la Fumarola, que fue realizada primitivamente por los vecinos antes de que el gobierno local se hiciera cargo de ella. Se trató de la gran gesta de la “Plaza del Mientras Tanto”.
Respecto a otras plazas queda mucho por hacer, ya que existen muchas quejas sobre la Plaza Velazco Ibarra, en la que se instalaron bancos en redondel adentro de los escasos sectores verdes, restándole espacio a los mismos.  
En la Plaza Almagro, se gastó un dineral en rejas, centenares de metros lineales, que le deja a los vecinos estrechos senderos por donde transitar,  una especie de mirar pero no tocar.
Allí se realizó un lindo canil, que todavía los dueños de los perros no usan, dejando a los mismos dueños de todo el terreno.
Sigue en pié el reclamo vecinal de instalar una canchita multijuegos en el sitio de la fuente de puro cemento que da sobre la esquina de Perón y Bulnes.
Al momento se encuentra pendiente la llamada rerechización de la calle Bartolomé Mitre, por sobre la trinchera del ferrocarril. Un paso previo al llamado Corredor Verde al Oeste, licitado y luego abandonado en épocas de Ibarra, en pleno conflicto de Cromañón.
La Plaza Primero de Mayo continúa en constantes refacciones sin encontrarle la vuelta de lograr una buena plaza que cumpla la función de tal, mientras la pequeña González Tuñón es tan chica que apenas deja lugar para algunos juegos y unos pocos bancos, aunque tiene un pequeño espacio para el deporte.
Todo éste panorama conforma un estado de situación con muchas expectativas que deberán definirse a lo largo del año 2017 que recién  comienza.

                                                                       Marta Romero







DIARIO EL MUNDO





LA EDITORIAL HAYNES Y EL DIARIO EL MUNDO

Querandies y Rio de Janeiro  año 1923
 

En el límite Oeste del barrio de Almagro, dado por la calle Río de Janeiro, allí donde hace intersección con Querandíes-Bogotá, inaugura el 29 de diciembre de 1923 el matutino El Mundo su nueva casa.
Era un macizo edificio terminado en significativa cúpula, y sobre ella dos atlantes de piedra sostenían una esfera terrestre de bronce; todo lamentablemente demolido tras la quiebra de la editorial y el remate de sus bienes en 1971.
Sin embargo queda para rememorarlo como testigo que fuera, en la esquina NO, un edificio de similar factura, aunque irreconocible hoy por el injerto de un anexo que se le ha hecho en su parte baja, por aquella época funcionaba allí la Asistencia Pública (sección Oeste).

LOS INICIACIADORES DE LA EDITORIAL
Todo comenzó con una modesta impresora Minerva que tenía arrumbada en su casa un profesor de inglés, quien se la ofrece a Alberto M. Haynes. Éste había llegado a Buenos Aires en 1887 procedente de Inglaterra y se había incorporado a la compañía inglesa de administración de ferrocarriles (empresa que tras la liquidación privatista del presidente Juárez Celman –1886-1890–, adquiere el Ferrocarril Oeste).
De ser una pequeña compañía periodística llegará a convertirse en la empresa editorial que en poco tiempo dejaría una marca indeleble en la edición gráfica nacional.
En el año 1904 nace la primera de sus publicaciones, El consejero del hogar (más tarde El Hogar a secas), una revista de audaz diseño con tapa a tres colores y una atractiva presentación para los medios de entonces. Abordará temas culturales, gustos y costumbres, vestimenta, formas de vida, así como extensas notas “sociales” destinadas al público femenino, en especial de la élite porteña de la época, de alto poder adquisitivo. Su tirada la ubicó por mucho tiempo como la revista argentina de mayor venta.
Pronto la editorial lanzaría nuevas publicaciones, dedicadas a los distintos segmentos de la sociedad, como Mundo argentino que dirigió Constancio C. Vigil (antes de formar su propio emporio de Editorial Atlántida con El Gráfico, Para ti, y Billiken, entre otras); en 1955 llegará a dirigirla Ernesto Sábato.
Aparecerán Mundo agrario, Mundo infantil y Mundo deportivo. Puede decirse que ambas editoriales, Haynes y Atlántida, cubrían el grueso de las publicaciones destinadas a un público mayoritariamente conformista de los valores de la sociedad de entonces.

EL DIARIO EL MUNDO
El 29 de diciembre de 1923 la editorial Haynes inaugura el emblemático edificio mencionado de la esquina de Río de Janeiro y Bogotá, donde se instalan las modernas maquinarias impresoras que más tarde editarán el matutino. Así es como el 14 de mayo de 1928 sale a luz el diario El Mundo, que dejará profundas huellas en la historia del periodismo gráfico local. Dicho estrictamente, aquel día ocurrió su segundo lanzamiento, puesto que hubo una anterior y efímera edición sin éxito comercial que se había publicado entre el 3 de abril y el 12 de mayo del mismo año, al precio de 10 centavos, bajo la dirección de Alberto Gerchunoff.
El nuevo matutino surgirá remozado, con un nuevo y revolucionario formato tabloide, de cómoda manipulación para la lectura en el tranvía (el más difundido medio de transportes de entonces), pleno de fotografías e ilustraciones y con un profundo cambio en el staff, esta vez bajo la dirección de Carlos Muzio Sáenz Peña, el hombre que lo manejaría durante muchos años. El precio de venta bajará a la mitad, 5 centavos. Además instituye novedosamente un premio semanal de mil pesos, en correspondencia a los resultados de los partidos de fútbol de primera división, una especie anticipada del PRODE.
En pleno apogeo del diario, fallece el 21 de junio de 1929 Alberto M. Haynes. Lo sucede su yerno Henry Wesley Smith, quien comandará la empresa hasta el comienzo del gobierno peronista.


LA LÍNEA EDITORIAL
De capitales ingleses y dirigido por ingleses, como no podía ser de otra manera, desde sus páginas se erigió como un sutil defensor de los intereses empresarios de ese origen en la Argentina, aunque con ciertas contradicciones, ya que colaboraron como columnistas del diario personajes tales como Roberto Arlt, que publicó allí sus famosas Aguafuertes Porteñas.
En 1947 se opera un cambio radical en los medios, cuando el gobierno peronista compra los diarios y revoca concesiones de radios, algunas de las cuales fueron entregadas más tarde a empresarios afines al gobierno. El matutino El Mundo y todas las publicaciones de la editorial pasarán a la órbita de la Secretaría de Comunicaciones del Gobierno, agregándose a la nómina Mundo Peronista y la reedición de la legendaria PBT.
Producido el golpe de 1955, el diario continuará un tiempo en manos del estado, hasta su venta a un grupo empresarial encabezado por Radio Rivadavia, Minera Aluminé y el Banco de Buenos Aires. A partir de entonces entrará en un período de cambios y sobresaltos, hasta que un fraude financiero coloca a la empresa en situación de quiebra.
En sus últimos años la línea editorial del diario giró hacia un perfil más progresista y fue uno de los pocos que se opuso al golpe de estado contra Arturo Illia, en 1966. Reflexionaba “Mafalda” en su tira del día después del golpe: “¿Entonces eso que nos enseñaron en la escuela…? Landrú, con su Tía Vicenta (suplemento del diario El Mundo), será otro de los que sufrirán la censura del régimen militar.
En sus épocas de apogeo llegaron a trabajar en la empresa cerca de 3.000 personas, entre periodistas, empleados y obreros, siendo una de las más importantes empresas del barrio junto a su vecina IMPA, de la calle Querandíes.

RADIO EL MUNDO
Otra de las empresas que abordó Editorial Haynes fue la puesta en marcha de Radio El Mundo. Inaugurada en noviembre de 1935, se constituyó en el primer “multimedios” de la Argentina, con diario, radio y una serie de revistas, toda la gama de medios, considerando que entonces no existía ni la TV ni el Cable.
Para llevar adelante tamaña empresa construyó un moderno edificio en la calle Maipú 555, diseñado especialmente como estudio de radio, ya que contaba con siete salas y dos importantes auditorios, cada uno con capacidad para 500 personas.
La emisora poseía orquesta estable con una variada programación de música clásica, jazz, y tango. Desde allí se irradiaba el famoso Glostora Tango Club y el denominado Radio Show o Radio Espectáculo en vivo, abierto al público oyente.
Trasmitía en directo desde los estadios de fútbol los partidos de primera, y además los distintos encuentros de box. Marcó todo un estilo, desplazando a la competencia, excepto a la acreditada Radio Belgrano, de Samuel Yankelevich.
Montó la llamada Red azul y blanca de emisoras argentinas con 15 repetidoras en el interior del país, y fue a su vez una especie de escuela profesional. Favoreció el lanzamiento al estrellato de muchísimas figuras, como Niní Marshall, Luis Sandrini, Lola Membrives, Zully Moreno, Narciso Ibáñez Menta, y locutores-animadores de la talla de Juan Carlos Torry, Antonio Carrizo y Cacho Fontana.
Pasaron por Radio El Mundo las orquestas típicas de Alfredo De Angelis y Aníbal Troilo, y folkloristas como Atahualpa Yupanqui y Los Chalchaleros. También lo hicieron radioteatros del nivel de Los Pérez García y los auspiciados por Jabón Lux de tocador, donde el espectáculo se mezclaba y se unificaba con la publicidad.
Recién en 1951, cuando aparece la TV, el público oyente terminó de conocer el rostro de aquellas figuras que durante tanto tiempo sólo identificaba por su voz.
La radio, durante muchos años el principal vehículo de conexión con la población, fue instrumento de las sucesivas dictaduras militares que se sirvieron de ella y se encargaron de instaurar la más estricta censura –o bien forzar la autocensura– desde la Secretaría de Radiodifusión. Data del período de la última y más sangrienta de las dictaduras, iniciada en 1976, y hasta hace apenas un mes, la Ley de Medios que regulaba el sistema de radio y TV.
Miguel Eugenio Germino

Agradezco la colaboración de Guillermo Ibarra, que me suministró datos y fotografías.



FUENTES
 -Hesz, Enrique G., Caballito, historia del barrio – Marymar, 1988.
  Historia.
-http://www. hcdn.gov.ar/dependencias/cceinformatica/correo%20…
-http://www.turismo530.com.noticia_ampliada.php?id=…
-http;//www.wikipedia.org/Wiki/El Mundo (Argentina)
-Matallana, Andrea, Todo es Historia, nº 464, marzo 2006