Entrada destacada

PRIMERA PAGINA Nº 265 - JULIO DE 2017

martes, 29 de marzo de 2011

LIBIA



<!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE


LA OTAN ASUME LA CONDUCCIÓN DE LA AGRESIÓN A LIBIA

Frente al agravamiento de la situación por la admisión pública de que a partir de hoy la OTAN, asume la conducción directa de la agresión bélica perpetrada contra la República de Libia. la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), entidad con Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU, repudia y denuncia este devastador ataque aéreo iniciado impunemente por los Estados Unidos de Norte América y sus aliados, como una flagrante violación a todas las normas del derecho internacional y, por tanto, como un crimen de lesa humanidad.

La preparación de esta ilegítima incursión militar ha puesto en evidencia una vergonzante exhibición de presiones diplomáticas, chantajes económicos y amenazas bélicas para lograr imponer en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una equívoca resolución, evidentemente carente de sustento jurídico y de consenso político en la comunidad internacional. pero que abrió la puerta y pretende justificar a esta ilegal intervención militar a un país soberano.

Esta acción unilateral, pretendidamente dirigida a impedir una masacre en un país afectado por una guerra civil, provoca ciertamente una real masacre de su población civil indefensa,

En defensa de la Paz, como prerrequisito ineludible para la vigencia integral de los Derechos Humanos, es imperioso detener esta nueva aventura bélica imperial.

MESA DIRECTIVA

Buenos Aires, 25 de marzo de 2011

viernes, 25 de marzo de 2011

LIBIA BOMBARDEADA


LOS EEUU. FRANCIA, INGLATERRA Y LA OTAN PERGEÑARON UN PLAN PARA DIVIDIR LIBIA, COMO AYER LO HICIERON SON SUDAN, INDEPENDIENTEMENTE DE KHADAFI SI, O KHADAFI NO, NO SON AQUELLOS LOS AMOS DEL MUNDO PARA DECIDIR EN OTROS PUEBLOS.

CADA PUEBLO DEBE RESOLVER SUS ASUNTOS INTERNOS SIN INGERENCIAS EXTERNAS, ESPECIALMENTE DE LOS TODOPODEROSOS QUE PRETENDEN DOMINAR AL MUNDO.
ES EL PETRÓLEO EL VERDADERO MOTIVO DEL BOMBARDEO.

HASTA HACE POCO KHADAFI ERA ALIADO DE AQUELLAS POTENCIAS, Y HASTA LE FINANCIÓ LA CAMPAÑA A SARKOZI.
ASÍ PAGAN A SUS ALIADOS, LOS QUE SE SIRVEN DE ELLOS PARA LUEGO DESTRUIRLOS COMO LO HIZO LOS EEUU.CON SHADAM Y BIN LADEN.

RUSIA Y CHINA SE LAVARON LAS MANOS COMO PILATOS EN EL CONSEJO DE SEGURIDAD.


LA VERGÜENZA NO ALCANZA, LOS ASESINATOS NO PARAN, TODO PRETEXTANDO ASUNTOS HUMANITARIOS,
¡¡¡NO ES POSIBLE HUMANIZAR CON BOMBAS!!!

1976 MARZO 2011


Cada asesinado, cada asesinada, todos se vuelven raíz en la tierra, y se envuelven en la memoria de resistencia de nuestros pueblos a los genocidas desde los tiempos de la Conquista.

A 35 AÑOS DEL GOLPE GENOCIDA Y DE LA INSTAURACIÓN DE UNA DICTADURA CÍVICO--MILITAR: RECORDAMOS, REPUDIAMOS Y RECLAMAMOS JUSTICIA, NO SOLO PARA LOS MILICOS ASESINOS, SINO TAMBIÉN PARA LOS CIVILES QUE LES SIRVIERON DE COBERTURA, PARA POSIBILITAR EL MODELO QUE DESTRUYÓ AL PAÍS Y A SU PUEBLO.

miércoles, 23 de marzo de 2011

BARRAS BRAVAS


VELEZ-SAN LORENZO: barras bravas indomables. Policía sin criterio ni cordura. Y dirigencia que sólo produce acciones superficiales para la prensa.

Un par de aclaraciones necesarias antes del relato de los hechos: lo sucedido en el estadio de Vélez en la previa y durante el partido y su suspensión es un episodio contemporáneo del salvajismo patoteril de los grupetes conocidos como “barras bravas” que constituyen no más del 5% de los simpatizantes de un equipo que presencian un partido, cuando se trata de un compromiso futbolístico de importancia. De ninguna manera reflejan un episodio de “nuestra inseguridad de todos los días”, como ya salieron a agitar los agitadores, cuyo tema específico no es el fútbol, precisamente. Delincuentes siempre hubo -¿y habrá?- dentro de las hinchadas. E incidentes siempre hubo -¿y habrá?- con muertos incluidos. Que antes las peleas eran por los colores y ahora por la caja es otra discusión que no exime de la existencia de los desmanes. Que la policía se desorbita y revolea a quien tenga a mano -sin identificar patoteros- y que, frecuentemente, elige para blandir bastones a aquellos que les puedan hacer menos “contra” así pueden justificar su “guardia adicional” con menos riesgo, es otro de los ingredientes. Que no hay suceso que suceda, sea cual fuere su naturaleza, que no pretenda ser aprovechado por la prensa amarilla para erosionar al Gobierno Nacional: había que escuchar a Niembro afirmando que “si un dirigente sindical pretende instalar un paro nacional para ponerse a recaudo de la justicia, qué se le puede pedir a un barra brava…”, dejando de lado el análisis que sí le corresponde hacer con respecto a este incidente de fútbol, materia en la que, se supone, tiene su saber específico.

Hechas estas previas salvedades, para ubicar el contexto habría que agregar que el San Lorenzo – Vélez ha dejado de ser, desde hace rato, un partido más del fixture. En 2008, un incidente entre barras en las inmediaciones del Nuevo Gasómetro, le costó la vida a un simpatizante de Vélez y abrió las puertas al mote de “conflictivos” a los enfrentamientos entre ambos equipos. Las autoridades de las instituciones adoptan actitudes que pueden calificarse de ambiguas cuando lo que está en juego no es la rivalidad deportiva. Parecen olvidar que las sonrisitas “cachongueras” o pequeñas “gastadas” son bromas inocentes sólo para inocentes, de esos que al fútbol opacan por su ausencia. ¿Creen que no se vé en cámara que la impuesta bandera adversaria es tomada por más de un jugador que la porta con la punta de los dedos, como con asco?

¿Ignoran que los “pitecantropus bravensis” llevaban, hasta hoy, un tanteador que refriegan por las narices enemigas: San Lorenzo 1, Vélez 0 -por los muertos acumulados?

La pregunta que sigue es: ¿Cuál es la razón -que no sea miedo o conveniencia- por la que las multimillonarias inversiones en cámaras de vigilancia no identifican a los agresores y si con ellas no alcanza por qué no se recurre a las detalladísimas imágenes que brinda el “Fútbol para todos”? Y no estamos hablando, “a la represora usanza”, de cagarlos a palos, producir muertes, ni siquiera detenciones: tipo que se porta mal no entra más a un estadio de fútbol; tan simple como eso.

Después de este introito, lo de hoy:

16 hs. Salida a la cancha en forma simultánea de los equipos, cada uno portando la bandera del adversario. Saludo, sorteo y a sus arcos. Es un decir: Migliore al querer ocupar el suyo es recibido por una lluvia -literal- de serpentina de rollos de máquina registradora, la mayoría de ellos sin desplegarse, constituyendo un proyectil que pesa alrededor de un cuarto kilo (tienen un cilindro de madera en su interior).

16.09 hs. Da comienzo el partido luego de haber demorado todo ese tiempo para lograr en el enésimo intento -¿se les habrán acabado los rollos?- que no le arrojaran más nada al arquero.

Los primeros minutos trascurren con un leve dominio territorial de Vélez con alguna llegada riesgosa. Y en una réplica un misilazo del endulzado Aureliano Torres, que pasó cerca.

16.16 hs. Foul favorable a Vélez a 25 metros del arco de Migliore. Trabajoso armado de barrera. Se extienden los prolegómenos hasta que se vé caer a Migliore como alcanzado por el disparo de un Fal. Detención del juego y atención del lesionado.

A esta altura es necesario aclarar a Migliore no se lo llama “el loco” por que predomine en él su cordura -vaya para los que aseveran su teatralización-. Sea que el rollo le acertó en el medio de la nuca o que apenas le rozó un hombro, el jugador agredido desde el comienzo de las acciones no puede esperar “la primera sangre” y depender las acciones del partido y su atención hacia el mismo de la actitud delincuencial de un barra brava. Está claramente justificado que adopte una actitud que haga detener el juego hasta que la agresión cese.

16.18 hs. La parcialidad de San Lorenzo, hasta aquí desatendida por la dirección de cámaras, pasa a protagonizar, logrando destrozar la alambrada a espaldas del arco de Barovero. Las versiones más coincidentes aseguran que es el momento en que se enteran del deceso de Ramón Aramayo, un hincha del Ciclón que, según las primeras versiones periodísticas, se negó al cacheo policial y fue apaleado salvajemente produciéndole lesiones que desembocarían en su muerte en Barragán al 200, a pocas cuadras del estadio.

Alrededor de las 16.30 hs. Pezzotta decide suspender el partido ya que no están dadas las garantías -según la fórmula convencional que se invoca- mientras que se observa que un nutrido grupo de barras de Vélez abandonan el estadio. Reglamentariamente no pueden hacerlo los hinchas locales para evitar incidentes, pero parece que esta vez a la policía se le escapó el detalle, más preocupada en bañar con las mangueras a “toda” la tribuna de San Lorenzo en lugar de encargarse de los 10 o 12 exaltados que seguían rompiendo el alambrado perimetral.

A la hora de este informe ignoramos acontecimientos posteriores vinculados con la evacuación. Pero, sin disfrazarnos de Lilita Carrió -Dios nos proteja de tal dislate- podríamos asegurar con certeza que escucharemos: “Esto no puede volver a suceder”, “si hay que detener el campeonato, lo detendremos”, “con la inseguridad que hay en las calles, qué querés que pase en una cancha”, “el Gobierno debería tomar cartas en el asunto” y el infaltable “¡es una vergüenza!”. Pero todo seguirá igual, Doña Porota. Como desde principios del siglo pasado sucede con el fútbol y nadie se anima a ponerle el cascabel al gato.

¡Hasta la muerte que viene!

Mario Bellocchio

martes, 8 de marzo de 2011

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER


8 de marzo --DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

En este día reivindicamos el derecho de las mujeres a la Igualdad de Trato y Oportunidades y a la erradicación de todas las formas de discriminación y violencia de género ya que es un flagelo que ha ido adquiriendo características alarmantes.

La ley 26485 “Ley de protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que desarrollan sus relaciones interpersonales”, define los principios y derechos exigibles para el desarrollo de políticas públicas para combatir y suprimir la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos y si bien ha significado un logro muy positivo se deberá avanzar en la creación de normas sancionatorias y nuevas tipificaciones penales.

Para la efectiva implementación de la misma es necesario crear políticas públicas activas y sostenidas en el tiempo; es imprescindible una gran difusión de la problemática que promueva un fuerte involucramiento del conjunto de la sociedad, no solo para evitar la naturalización de la misma y para que sean visibilizados como hechos aberrantes, sino también para consolidar el compromiso de los distintos actores sociales e institucionales en su erradicación. El silencio frente a este tema no es desinterés, es una forma de validar y aceptar lo inaceptable.

La toma de conciencia de este fenómeno debe impulsarse en todos los niveles de actuación, desde los familiares y vecinos más cercanos que generalmente son conocedores de la situación pero optan por no intervenir, quizás porque siguen considerando que son asuntos privados, hasta el cuestionamiento a la complicidad pseudo legalista de las prácticas policiales y judiciales.

Entre todas las formas de violencia, por la excepcional gravedad que reviste, el femicidio amerita algunas consideraciones especiales:

Del 1 de enero 2010 al 31 diciembre 2010 se registraron 260 femicidios,

En este conteo han sido omitidos los casos de mujeres que ingresaron a los hospitales con lesiones que resultaron fatales y cuya causa de muerte fue registrada como paro cardiorrespiratorio, mujeres fallecidas por abortos clandestinos y aquellas que se suicidaron víctimas de violencia sexista

En el año en análisis se registró un aumento del 12.5 con respecto al año 2009 [1]que se produjeron 231 y en 2008 fueron 207.

Estas cifras demuestran una tendencia al incremento de los femicidios, y en los últimos tiempos la sociedad asiste atónita a una nueva modalidad, prenderles fuego a las víctimas, que ya se ha cobrado siete víctimas, algunas de ellas fallecieron, en lo que va del año 2011.

Es probable que esta forma de femicidio tenga antecedentes no registrados pero frente a la opinión pública la muerte de una joven incinerada por su esposo, conocido en el ambiente de la música, adquirió gran notoriedad quizás por la metodología o tal vez por los personajes implicados.

A partir de ese momento se produjeron nuevos femicidios con la misma modalidad sin que sea posible determinar a ciencia cierta si se produjo un “efecto contagio” - en parte promovido por la cobertura periodística que actuó muchas veces con enfoques cuestionables – o los femicidas visualizaron una alternativa más sencilla y para la que es más difícil reunir elementos probatorios.

Desde febrero del 2010 a febrero 2011 - 26 mujeres terminaron en llamas y 13 murieron. [2] En nuestro país cada 36 horas muere una mujer por violencia de género[3]

Frente a estos hechos aberrantes es preciso manifestar el más profundo repudio y solicitar que en el menor tiempo posible se implemente una efectiva política respecto a la violencia de género y en prevención del femicidio, asistiendo a las mujeres con la creación de nuevos hogares de acogimiento, donde puedan albergarse junto con sus hijos, así como el otorgamiento de subsidios económicos.

Sin desmedro de lo dicho es fundamental la incorporación en el código penal de la figura de femicidio, como una figura penal autónoma, ya que los recursos legales actuales han demostrado ser insuficientes frente al alarmante crecimiento de la violencia de género y la nueva modalidad con que se han ido implementando. Asimismo es necesaria la creación de un nuevo protocolo de actuación que indique a las fuerzas de seguridad en tiempo y forma el procedimiento para recabar la evidencia ya que la tardanza en efectuar los procedimientos permite modificar el lugar del hecho y deshacerse de los elementos incriminatorios.

El derecho a la vida y a una vida libre de violencias son derechos humanos, para su ejercicio y goce las mujeres y los hombres deben repudiar estos hechos partiendo de la aceptación que lo personal es político y que la exigencia por más eficaces medidas institucionales y políticas de prevención y sanción lejos de ser una cuestión de mujeres se ha convertido en un imperativo ético para toda la sociedad.

Ana María García

lunes, 7 de marzo de 2011

LIBIA

No abandonar a los pueblos árabes

/fotos/20110307/notas/na20fo01.jpg

La inesperada rebelión en el mundo árabe tomó a todos por sorpresa. Las satrapías del Magreb y Medio Oriente quedaron tan pasmadas como sus amos imperiales por la eclosión que se originó en un incidente relativamente marginal, más allá de lo terrible y doloroso que fue en el plano individual: la autoinmolación de Muhammad Al Bouazizi, un graduado universitario tunecino de 26 años que no encontraba trabajo y que se entregó a las llamas porque la policía le impedía vender frutas y verduras en la calle. El terrible sacrificio de su protesta fue la chispa que incendió la reseca pradera de una región conocida por la opulencia de sus oligarquías gobernantes y la secular miseria de las masas. O, para decirlo con las palabras siempre bellas de Eduardo Galeano, lo que encendió “la hermosa llamarada de libertad” que prendió fuego al mundo árabe y que tiene al imperialismo sobre ascuas.

No es casual, entonces, que los acontecimientos del mundo árabe hayan sumido en la confusión a buena parte de la izquierda latinoamericana. Daniel Ortega apoyó sin calificaciones a Khadafi; el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, a su vez, se declaró amigo del gobernante, aunque por cierto que aclarando que tal cosa no significa –en sus propias palabras– “que estoy a favor o aplaudo cualquier decisión que tome un amigo mío en cualquier parte del mundo”. Además, prosiguió, “apoyamos al gobierno de Libia, a la independencia de Libia”. Con sus declaraciones Chávez tomaba nota de la precoz advertencia formulada por Fidel no bien estalló la crisis libia: ésta podría ser utilizada para legitimar una “intervención humanitaria” de Estados Unidos y sus aliados europeos, bajo el paraguas de la OTAN, para apoderarse del petróleo y el gas libios.

Pero de ninguna manera esta sabia advertencia del líder de la Revolución Cubana podría traducirse en un endoso sin reservas al régimen de Khadafi. No lo hizo Chávez, pero sí lo hizo Ortega. Como era de esperar, la descarada manipulación mediática con la que el imperialismo ataca a los gobiernos de izquierda de nuestra región torció el sentido de las palabras de Chávez y de Fidel haciéndolos aparecer como cómplices de un gobierno que estaba descargando metralla sobre su propio pueblo.

En una esclarecedora nota publicada pocos días atrás en Rebelión, Santiago Alba Rico y Alma Allende argumentaron que un erróneo posicionamiento de la izquierda latinoamericana –y muy especialmente de los gobiernos de Venezuela y Cuba– “puede producir al menos tres efectos terribles: romper los lazos con los movimientos populares árabes, dar legitimidad a las acusaciones contra Venezuela y Cuba y ‘represtigiar’ el muy dañado discurso democrático imperialista”. “De ahí la gravedad de la situación actual, que exige transitar un estrechísimo sendero flanqueado por dos tremendos abismos: uno, el de hacerles el juego al imperialismo norteamericano y sus socios europeos y facilitar sus indisimulados planes de arrebatarles a los libios su petróleo; el otro, salir a respaldar un régimen que habiendo sido anticolonialista y de izquierda en sus orígenes, en las dos últimas décadas se subordinó sin escrúpulos al capital imperialista y abrazó y puso en práctica, sin reparos, las fatídicas políticas del Consenso de Washington y los preceptos de la “lucha contra el terrorismo” instituida por George W. Bush.

El Khadafi de hoy nada tiene que ver con el de los años setenta: su “tercera vía” degeneró en un “capitalismo popular” y las nacionalizaciones comenzaron a ser revertidas mediante un corrupto festival de privatizaciones y aperturas al capital extranjero que afectó a la industria petrolera y a las más importantes ramas de la economía.
Hoy Khadafi no es Nasser sino Mubarak: abastecedor seguro de petróleo a Occidente, buen cliente de las transnacionales europeas y norteamericanas y fuerte inversor en las economías metropolitanas.
¿Qué debe hacer la izquierda latinoamericana? Primero, manifestar su absoluto repudio a la salvaje represión que Khadafi está perpetrando contra su propio pueblo. Solidarizarse con quien incurre en semejante crimen dañaría irreparablemente la integridad moral y la credibilidad de la izquierda.

El reconocimiento de la justicia y la legitimidad de las protestas populares, tal como se hizo en los casos de Túnez y Egipto, tiene un único posible corolario: el alineamiento de nuestros pueblos con el proceso revolucionario en curso en el mundo árabe. La forma en que esto se manifieste no podrá ser igual en el caso de las fuerzas políticas y movimientos sociales y, por otra parte, los gobiernos de izquierda de la región, que necesariamente tienen que contemplar otros aspectos y compromisos.
Pero la consideración de las siempre complejas y a menudo traicioneras “razones de estado” y las contradicciones propias de la “real politik” no pueden llevar a los segundos tan lejos como para respaldar a un dictador acosado por la movilización y la lucha de su propio pueblo, reprimido y ultrajado mientras el entorno familiar de Khadafi y el estrecho círculo de sus incondicionales se enriquecen hasta límites inimaginables. ¿Cómo explicar a las masas árabes, que por décadas buscaron las claves de su emancipación en las luchas de nuestros pueblos y que reconocen en el Che, Fidel y Chávez la personificación de sus ideales libertarios y democráticos, la indecisión de los gobiernos más avanzados de América latina mientras que toda la canalla imperialista, desde Obama para abajo, se alinea –aunque sea hipócritamente– a su lado?
Segundo, será preciso denunciar y repudiar los planes del imperialismo norteamericano y sus sirvientes europeos. Y organizar la solidaridad con los nuevos gobiernos que surjan de la insurgencia árabe. Los propios rebeldes libios emitieron declaraciones clarísimas al respecto: si hay invasión de los Estados Unidos, con o sin la (poco probable) cobertura de la OTAN, los insurrectos volverán sus fusiles contra los invasores y luego ajustarán cuentas con Khadafi, responsable principal de la sumisión de Libia a los dictados de las potencias imperialistas. Lo que hoy se está jugando en el norte de Africa y en Medio Oriente no es un problema local, sino una batalla decisiva en la larga guerra contra la dominación imperialista a escala mundial.
El triunfo de la insurrección popular en Libia tendrá como correlato el fortalecimiento de las rebeliones en curso en Yemen, Marruecos, Jordania, Argelia, Barheim y la que hace tiempo se viene incubando en Arabia Saudita modificaría radicalmente la geopolítica internacional a favor de los pueblos y naciones oprimidas. Por eso, nuestra región no puede ni tiene el derecho a equivocarse ante un proceso cuyas proyecciones pueden ser aún mayores, y de otro signo, que las que en su momento tuvo el derrumbe de la Unión Soviética y cuyo desenlace revolucionario fortalecerá los procesos emancipatorios en nuestra región.
Abandonar a los pueblos árabes en esta batalla decisiva sería un error imperdonable, tanto desde el punto de vista ético como desde el más específicamente político. Sería traicionar el internacionalismo del Che y de Fidel y archivar, tal vez definitivamente, los ideales bolivarianos. No hay que perder esta oportunidad.


Por Atilio A. Boron *

* Director del PLED, Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales.

www.atilioboron.com

domingo, 6 de marzo de 2011

PRIMERA PAGINA Nº 193 MARZO DE 2011


En éste número:

-EDITORIAL

-LA QUINTA DE SALINAS Y EL TEMPLO REGINA MARTYRUM

-CARTELERAS CONTAMINANTES


-MAS DEL CASO ZAHIRA MORALES

-MARÍA ELENA WALSH - HOMENAJE EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


-FRANCISCO DE MIRANDA - PROCURSOR DE LA REVOLUCIÓN AMERICANA

-COMBULSIÓN EN EL MUNDO ÁRABE


-FEDERICO GARCÍA LORCA

-"CARLITOS" RELATO DE BALVANERA

PRIMERA PÁGINA MARZO DE 2011


EDITORIAL (nº 193 marzo 2011)

“…Está envenenada la tierra que nos entierra y que nos destierra.

Ya no hay aire, sino desaire.

Ya no hay lluvia, sino lluvia ácida.

Ya no hay parques, sino Parkins.

Ya no hay sociedades, sino Sociedades Anónimas…”

Eduardo Galeano

Si existiera el manual del Buen Explotador, del Buen Contaminador y del Buen Discriminador, muchas de las empresas multinacionales que ingresaron al país “a invertir” se llevarían el primer premio. Hasta figurarían en el Libro de los Guinness, junto con ciertos “apellidos ilustres” afincados en la Argentina desde la época de la Colonia.

Las mineras a cielo abierto, por ejemplo la Barrik Gold, se llevaría la estatuilla de oro −valga la redundancia− por su excelsa capacidad de hacer grandes negociados sin pagar impuestos, con energía subsidiada y agua a discreción. Por llevarse gratis los minerales sin ocupar casi personal. Porque es mentira que las mineras producen puestos de trabajo, apenas si ocupan entre todas 20.000 trabajadores, muchos de ellos con salarios y condiciones laborales paupérrimos.

El llamado efecto derrame de la minería es otra falacia. En el mundo ningún país salió de la pobreza gracias a la minería. ¿Por qué la Argentina debería ser una excepción?

No olvidemos que la legislación minera viene de la época nefasta del menemismo, que no dejó en el país títere con cabeza. Aunque lo peor aún es que esas leyes no se hayan revisado.

¿Qué le deja la minería al país entonces? Grandes lagos de cianuro que se desparraman a través de ríos y napas, una gran contaminación que se trasmite través de los suelos y de los vientos. ¡Una locura! ¿Hasta cuándo?

Pero no sólo la minería deja huellas perversas. ¿Qué ocurre con el yuyo maldito de la soja? Veamos un poco: se destruye el suelo, se contamina con glifosato, y además se sobreexplota a los trabajadores golondrinas, traídos engañados desde lejanas provincias, que finalmente deben enfrentar condiciones de trabajo inhumanas.

Parece ser que el asunto se descubrió últimamente a raíz de algunas denuncias periodísticas sobre condiciones de semi esclavitud. ¿Acaso éstas no existían desde hace tiempo? ¿Y si no qué otra cosa son los talleres coreanos clandestinos de la avenida Avellaneda?

Según estadísticas del propio Ministerio de Trabajo, desde el año 2008 se pasó del 54 al 59% de trabajadores no registrados (“¡en negro” las cosas por su nombre!). ¿Qué planes implementó y tiene en la actualidad dicho Ministerio para corregir esta situación?

Algo más sobre la contaminación. Son 23.000 las empresas que vierten desechos en la cuenca Matanza / Riachuelo. Sería otro premio para la Argentina, que tiene este curso de agua entre los doce más contaminados del mundo. ¡Felicitaciones!

¿Qué pasa con los jueces que intimaron a sanear el Riachuelo? ¿Qué pasa con las autoridades que están “distraídas”?

Tenemos entonces: trabajo esclavo, contaminación y destrucción del medio ambiente en las mineras y en los campos de soja. ¿Qué dirá sobre el tema la llamada Mesa de Enlace del campo y la Sociedad Rural?

El ocultamiento, la omisión, la información fragmentada son también delitos. Y deben ser contemplados por la ley, por más que “caceroleen” con ollas de teflón los señoritos y señoronas impunes del Barrio Norte.

¿Cómo puede resistir el sistema previsional con tal evasión descontrolada, cómo pueden los jubilados acceder así al 82% móvil?

La discriminación, o mejor dicho la xenofobia, es otro fenómeno preocupante. Se discrimina al “paragua”, al “bolita”, al “cabecita” de nuestro interior y al habitante originario. Es muy grave que se lo haga como algo normal, justificado. En efecto, gran parte de la población, sobre todo de la Ciudad, discrimina impunemente y sin sentir culpa.

Son demasiados los signos de pregunta y escasas o nulas las respuestas.

A todo esto se añade la constante degradación del medio ambiente urbano, producto de las construcciones incontroladas, la falta de espacios verdes, los escapes deficientes de muchos automotores –especialmente del transporte público–, y la falta de arbolado urbano que pudiera oxigenar un poco el aire.

Está también la contaminación visual por voluminosas carteleras, que además son un peligro para el conductor, al distraer su atención.

En este año electoral hay tres realidades que están fuera de control, a saber: contaminación, explotación y discriminación. Señoras y señores:¿quién le pone el cascabel al gato? ¡Mejor, hagamos! y dejemos al felino apaciguado en el silencio.

Hasta la Próxima

EL TEMPLO REGINA MARTYRUM



LA QUINTA DE SALINAS Y EL TEMPLO REGINA MARTYRUM

Cuando el español llega a estas tierras en 1492 lo hace como conquistador, introduciendo forzadamente su cultura, además de su religión, la católica.

La primera misa en estas tierras data del 1º de abril de 1520. Ocurrió en San Julián, en la costa patagónica, durante la expedición de Magallanes. La segunda celebración religiosa es de 1527,y se ofició en las costas santafesinas del Paraná, durante la efímera instauración por Sebastián Gaboto del fuerte de Sancti-Espíritu.

El primer oratorio permanente es construido por Pedro de Mendoza en 1536, en la desaparecida ciudad de Santa María de los Buenos Aires. En 1580 Juan de Garay, en la segunda fundación de la Ciudad de la Trinidad y Puerto de Santa María de los Buenos Aires, establece La Ermita de San Sebastián, en la zona del Retiro, hoy Plaza San Martín.

Puntualmente en el barrio de Balvanera el primer templo católico que existió fue el oratorio, erigido alrededor de 1774 en la Quinta de Salinas. La quinta ocupaba dos manzanas entre las calles De las Torres (hoy Rivadavia) y Victoria (hoy H. Yrigoyen), y desde Pasco hasta Sarandí (según los nombres actuales). Por ella pagó 1.500 pesos de entonces, Juan Manuel Salinas en 1784, con fondos de su acaudalada esposa María Serafina Verois.

En 1790 le solicita autorización al presbítero Juan José Yolis para convertir ese oratorio privadoen público, al tiempo que se compromete a costear un sacerdote para celebrar misa los domingos y días de fiesta, durante todo el tiempo que restare de su vida.

La capilla medía unos 25 metros de largo y formaba parte del caserón colonial. Poseía un amplio patio cuadrangular que servía de paso hacia la capilla desde el resto de los aposentos de la casa. La familia recibió de manos de Victoriana Cabrera de Medrano, madre del obispo, una imagen de Nuestra Señora de los Dolores. Esa imagen fue desde ese momento hasta nuestros días la regente del culto en el lugar.

Por entonces el oratorio carecía de salida directa a la calle, por lo que se veía obstaculizado en su funcionamiento público. Recién hacia 1805, ya viuda Serafina Verois, da cuenta de haber efectuado los arreglos para permitir el acceso al oratorio desde la calle Victoria, hasta entonces cerrada. Así es que comienza a funcionar para todo el público, aunque la autorización se había solicitado 15 años antes. Hasta el día de hoy el oratorio ocupa el mismo predio, sobre la actual calle Hipólito Yrigoyen al 2025.

Posteriormente esta quinta pasará al patrimonio de Francisco Antonio Escalada, (hermano del suegro de San Martín), como liquidación de cuentas contraídas por el extinto Salinas.

En 1836, mientras Mariano José de Escalada era obispo auxiliar, retornan a Buenos Aires los jesuitas, que habían sido expulsados por orden del Rey Carlos III en 1767. Monseñor Escalada ofrece para el noviciado al Superior jesuita Mariano Berdugo la finca heredada de su padre, y así es como los jesuitas se instalan en el lugar el 5 de agosto de 1837. A partir de ese hecho la capilla se designa como templo Regina Martyrum (Reina de los Mártires).

Nuevamente los jesuitas se encontrarán en problemas, esta vez durante el gobierno de Rosas, de modo que se retiran voluntariamente en 1848, para regresar en 1856, luego de la caída del caudillo.

Monseñor Escalada había iniciado la construcción de un nuevo edificio, pero la muerte lo sorprende en 1870, durante su asistencia al Concilio Vaticano I en Roma. Sus restos repatriados fueron depositados en la Capilla.

La obra continuará −con los fondos que Escalada había depositado en un banco− a cargo ya en 1882 del padre Saderra, dirigidas por el maestro mayor de Obra Guillermo Etchevertz. Se construyó el presbiterio y el crucero con la cúpula. Más tarde se habilitarán las naves laterales, que se inauguraron en 1888, fecha en que se entronizó una nueva imagen de la Virgen de los Dolores, y la original pasó a la sacristía.

En 1909 el templo tuvo otra vez sus reformas, al elevarse y transformarse la fachada, antes de estilo romántico, y al rebajarse el piso en más de un metro. Se le suprimieron las escalinatas, con lo cual ganó altura interior.

En Regina Martyrum tuvieron origen distintas asociaciones, entre ellas la Conferencia de Señoras de Vicente Paul, en 1890, la Congregación de Nuestra Señora de los Dolores en 1908 y el Centro Ignacio de Loyola en 1923.

También surgieron a su amparo establecimientos educativos, como el Colegio Victoria, en la esquina de Victoria y Sarandí. Tuvo origen allí además la sección gratuita del Colegio Del Salvador, que más tarde pasó a funcionar en Riobamba y Lavalle. Asimismo, por el año 1910 nace en esta institución religiosa la primera Universidad Católica Argentina, impulsada por Monseñor Miguel de Andrea.Con la sanción de la Ley 1420 en 1884, la Iglesia había perdido la hegemonía y la casi exclusividad de la educación en el país, pese a lo cual su influencia continuaba, y más aun, se acrecentaría en 1958 con la nueva ley de universidades privadas implantada por Frondizi tras una feroz confrontación social por la enseñanza laica o libre.

Del Seminario Regina surgió un conjunto de religiosos que más tardeocuparon puestos de relevancia en la jerarquía eclesiástica, por ejemplo Agustín Piaggio, Santiago Luis Copello y Nicolás Fassolino. Este último era vecino del barrio, había nacido en Belgrano y Sarandí. Él recordaba que frente a la parroquia Regina había dos corralones, donde se reunía gente humilde a bailar tangos al compás del organito.

Finalmente en 1899 el seminario es trasladado a un nuevo edificio en Villa Devoto. En la actualidad esta iglesia recibe a los fieles de países vecinos como peruanos y bolivianos, y también a la inmensa colectividad china en la Argentina.Por otra parte atiende a adultos mayores que se encuentran en situación de calle, o en extrema pobreza, para cubrirles las necesidades elementales de alimentación.

De lo que fue la gran Quinta de Salinas hoy sólo perdura la Iglesia, que ocupa menos de un cuarto de manzana en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Sarandí. El resto –como es lógico– se fue subdividiendo en pequeñas parcelas, una de las cuales, sobre Rivadavia y Rincón, está ocupada hasta hoy por el Café de los Angelitos.

Miguel Eugenio Germino

FUENTES

http://www.acceder.gov.ar/es/879470

http://www.canalpatrimonio.com/as/noticias/?iddoc=50698

Ibañez Padilla, Alberto, “Una Reina en el Barrio Congreso”, Cuadernos de Buenos Aires, 1970.

LuquiLagleyze, Julio A., “Las iglesias en la Ciudad de la Trinidad y Puerto de Santa María de Los Buenos Aires”, Cuadernos de Buenos Aires, 1981.

Periódico Primera Página, nº 18, abril de 1995.